Restos de Domingo Faustino Sarmiento en Cementerio Recoleta

Domingo Faustino Sarmiento fue, durante toda su vida, una persona que trabajó y se esforzó por trabajar y promover la educación. A lo largo de su vida, desde 1811 a 1888, Sarmiento cumplió muchos roles en política por su eficacia, inteligencia e ideas. En homenaje a la fecha de su fallecimiento, se decidió (en 1947) declarar el 11 de septiembre como el “día Panamericano del Maestro”. Esto se debe a que Sarmiento fue uno de los impulsores de la educación pública en todo el país.

Dentro de sus cargos como político Sarmiento llegó a ser Presidente de la Nación entre 1868 a 1874, pero luego de ello siguió estando en política en varias provincias del país.

Sarmiento no solo fue político, sino también que se destacó por ser escritor, docente, periodista y militar.

En la actualidad, los restos de este prócer argentino se encuentran en el Cementerio de Recoleta. La tumba fue diseñada por el mismo Sarmiento, en donde se pueden ver ciertos rasgos masónicos. Esta tumba consta de un podio de forma rectangular, revestido en mosaico, seguido de un obelisco y en lo alto se puede ver un cóndor de bronce. En la base se puede leer “civilización y barbarie” un libro polémico y muy popular escrito por Sarmiento. Descendiendo por una escalera, se llega a la cripta, donde se puede observar un altar y allí mismo yacen los restos de Domingo Faustino Sarmiento, el “gran maestro” de todos los tiempos.